Mantenimiento preventivo

Una planta fotovoltaica está formada por elementos eléctricos expuestos a unas condiciones de trabajo y ambientales muy exigentes. La realización de revisiones periódicas en los distintos elementos que la componen minimiza la aparición de incidencias que merman la producción energética y acaban suponiendo un coste de reparación elevado.

Asimismo, conseguir una planta en buen estado de conservación requiere controlar la vegetación del emplazamiento y la limpieza tanto de los módulos fotovoltaicos como de los prefabricados y cuadros eléctricos.

Este servicio es imprescindible para mantener la planta en perfectas condiciones, aumentar su vida útil y minimizar las incidencias durante su explotación.

Algunos de los elementos que se inspeccionan en esta actividad son: módulos fotovoltaicos, inversor, cuadros eléctricos, seguidores, estructura, equipos de media tensión, transformadores, sensores de radiación, vallado perimetral, drenajes, viales, etc.

Para descargar el alcance estándar de servicios de mantenimiento preventivo, haz click aquí.